Casa hogar que transforman vidas.

Como cada lunes, las niñas de la Casa de las Mercedes de Xochimilco en la Ciudad de México esperan ansiosas la visita de las voluntarias de AINDAC; quienes desde hace 6 años invierten dos horas de su tiempo una vez a la semana para convivir con niñas y adolescentes que por alguna circunstancia no viven con sus familias y están lejos de su hogar. Desde su llegada, las niñas no dejan de rodear a Blanca recibiéndola con besos y abrazos. Una a una va acercándose para escuchar el valor del mes: Perseverancia. Un valor muy conocido por Lili (hemos modificando su nombre) a quien su mamá la echó de su casa a tubazos, pues la actual pareja de su mamá no quería los quería. Sin embargo, la perseverancia le ha ayudado a dejar las adiciones e incluso a iniciar su carrera como enfermera, misma que cursa en este momento. Mientras Blanca repasa con las niñas el valor del mes, varias le cuentan lo que quieren estudiar y con certeza en algunos años entre nosotros tendremos veterinarias, chefs y hasta una detective en criminología. Para estas niñas encontrar un hogar como la Casa de las Mercedes les ha cambiado la vida, un espacio donde AINDAC tiene las puertas abiertas para llevar amor y esperanza la vida de cada una de ellas. Esa tarde, Lili no sólo celebró un año más de vida, celebró el amor y la alegría de una vida transformada, de la cual AINDAC ha sido testigo.

Las oportunidades de amar y ayudar pueden estar más cerca de lo que podemos imaginar.

Si deseas ayudarnos a transformar la vida de otras niñas como Lili, no dudes en formar parte del equipo de voluntariado de AINDAC contáctanos a: voluntarios@aindac.org